jueves, 20 de septiembre de 2018

Una Misa Histórica - Carta al Director del Diario SUR (Málaga)


A continuación reproducimos la carta enviada por uno de los miembros integrantes de Una Voce Málaga con motivo del III Encuentro Summorum Pontificum al Sr. Director del Diario SUR de Málaga y reproducida en la Edición en Papel del mismo Periódico en la sección "Cartas al Director" la mañana del día 20 de Septiembre del 2018.


*****

Una Misa Histórica


Sr. Director del Diario SUR. Málaga.

Estimado señor:

El próximo sábado 22 tendremos en Málaga la oportunidad de asistir a un acontecimiento ciertamente relevante y hasta histórico. Por primera vez en medio siglo se celebrará una Misa Solemne Gregoriana en el Altar Mayor de nuestra Catedral con la presencia del Sr. Obispo de la Diócesis. La Misa que celebró la Iglesia durante mil quinientos años. Un hecho muy destacado para los católicos malagueños. Pero de igual forma para toda la sociedad en general, si atendemos al escrito que un grupo de ochenta intelectuales europeos y americanos dirigieron en 1971 al Papa Pablo VI pidiéndole que salvaguardara la permanencia de esta Misa. Entre ellos estaba nuestra insigne paisana María Zambrano, quien junto a los demás firmantes calificó esta Misa como Patrimonio de la Iglesia y de la Humanidad. Una Misa que junto a su infinito valor religioso une el haber sido una referencia absoluta para la historia del arte y del pensamiento. La cultura occidental no se puede entender si no se conoce la existencia de esta Misa. Miles de pintores, escultores, músicos y pensadores tuvieron en infinidad de ocasiones el epicentro de sus obras en esta Misa. Sólo mencionar las Misas Solemnes compuestas por Bach, Beethoven o Mozart, y una extensa lista de otros autores que haría interminable esta carta, son muestras del valor de esta Misa para todos. Como dijo el Papa Benedicto XVI: “lo que para las generaciones anteriores era sagrado, también para nosotros permanece sagrado y grande”. Una hermosa oportunidad para todos el próximo sábado a las siete de la tarde en la Catedral de Málaga.

Rafael Ordóñez